A los más pequeños directamente no quieren bañarse y vaya uno a saber la razón de eso, pero siempre como padres podemos hacer que ese momento del día