En alguna ocasión cuando íbamos al colegio nuestras maestras nos han pedido llevar el famoso Tangram que podíamos comprar o hacer nosotros mismos, y por eso en el