Cuando tenemos una cena un tanto formal con gente poco conocida sabemos que tenemos que esmerarnos un poco más de la cuenta porque no son simplemente amigos o