¿Tienes un par de tacones que ya no usas porque te han aburrido? Pues no los regales y mucho menos, los botes a la basura. Con esta manualidad