En la heladera siempre vienen bien los imanes para colocar allí esos papeles o notas que no queremos olvidar para el día siguiente, pero muchas veces no encontramos