Cuando éramos pequeños teníamos la costumbre de guardar el cambio de la tienda o supermercado para utilizar las monedas en las máquinas que nos daban chicles u otra