En verano las cenas se prestan para que sean al aire libre porque sin dudas es mucho más bonito y así podemos disfrutar de la naturaleza, por ello,